Ruta de las Ermitas

Publicada en Publicada en Altea Cultura

Cada año durante los días previos a la Semana Santa, desde el sábado anterior y durante siete días, da comienzo un ciclo de conciertos llamado “La Ruta de las Ermitas”. 

El ciclo realiza un recorrido por toda la geografía de la huerta alteana, visitando siete partidas con sus respectivas ermitas, cada una de ellas dedicada a un Santo.

El evento está organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Altea, y consiste en un ciclo de conciertos de música variada que recorre las diferentes ermitas de la zona rural de Altea y que contribuye a la promoción de grupos musicales estables de la Comunidad Valenciana.

La entrada es libre limitada al aforo.

Con la llegada de la primavera y cuando el campo empieza a oler con fuerza a azahar, es un placer dar un paseo por la huerta hasta las diferentes ermitas donde tienen lugar los conciertos. El ambiente en algunos de ellos es bastante informal y encontrarás niños, bicicletas, gente que pasa simplemente dando un paseo, pero con el máximo respeto a la música que suena y que tan vinculada está al patrimonio cultural de este pueblo y de toda la Costa Blanca.

Cada Ermita tiene su historia y su tradición que se conserva hasta hoy. Las ermitas están vinculadas a las “partidas”, que no son más que núcleos de casas rodeados de huertas y bancales surgidos a partir de la refundación de la Villa de Altea en 1617, desde los que nacen los intrincados caminos y acequias que definen el paisaje de la huerta alteana.

 

Además de este ciclo de conciertos, cada ermita tiene su protagonismo en las diferentes fiestas dedicadas a sus santos y de las que podrás disfrutar consultando en esta página el calendario de fiestas en Altea.

 

Estas son las Ermitas de Altea donde tiene lugar los conciertos

Reproducimos a continuación un texto explicativo de cada ermita extraído de la web municipal:

Ermita de San Tomás de Villanueva

La capilla que actualmente podemos contemplar fue consagrada en 1746 pero hay indicios de su existencia en el siglo XVII. Se trata de una construcción de nave simple de 5 por 3 y cubierta a dos aguas. Cuenta con dos espadañas simples, una sobre la fachada y la otra sobre la sacristía. Su entrada está protegida por un porche.

Ermita de Santa Bárbara

Situada en la partida del Cascall fue consagrada en 1759, pero hay pruebas de su poblamiento moderno desde el siglo XVII. La fachada sencilla con molduras de estética barroca está coronada por una espadaña. Tiene una nave con disposición transversal del altar, sacristía adosada y un porche lateral. Las dimensiones totales del conjunto son de 12 por 9m aproximadamente.

Ermita de San Roque

Las primeras noticias de la celebración de la fiesta de San Roque nos remiten al siglo XVII cuando ya existía en la partida rural de l’Horta un arrabal de casas con un molino, aunque la ermita fue erigida a mediados del siglo XIX. Su elemento más característico es la espadaña doble que remata una fachada rectangular. La nave tiene sacristía adosada y unas dimensiones de 7 por 6m.

Ermita de San Antonio de Padua

Por las noticias y documentos que hablan de esta ermita sabemos que fue construida en el último tercio del siglo XIX, aunque anteriormente existía una imagen o capelleta dedicada al santo. La entrada está cubierta por un porche y corona la fachada la espadaña de una sola campana. Es de nave simple a dos aguas con sacristía adosada. Sus dimensiones totales son de 6,5 por 15m.

Ermita de San Luis Beltrán

La fiesta se celebra desde el siglo XIX en diferentes lugares de la partida del Barranquet, hasta que se habilitó una capilla. Construida en 1946, la sencilla ermita y plaza ocupan 5 por 9m sobre un collado. La fachada muestra una espadaña simple de formas geométricas. El paisaje de esta partida está marcado por su silueta.

Convento de la Olla

La congregación de Carmelitas Descalzas construyó en 1.956 el convento y la primera capilla de inspiración neogótica, pero posteriormente fue derribada. En 2003 fue inaugurada la que podemos observar.

Su campanario, aunque moderno, recuerda la arquitectura de otros templos de Altea pero con sus peculiares ornatos de cerámica vidriada.

Ermita de San Isidro

Construida por iniciativa de los vecinos de la partida de els Arcs en 1999, es una buena muestra de como siguen vivas estas costumbres. De planta cuadrada de 8 por 8m, es la única que tiene campanario, así como su característica fachada cubierta de trozos de cerámica esmaltada blanca. Muy cerca de la ermita existen los restos de los pilares de un antiguo acueducto.

Aquí dejamos el enlace a los conciertos de la concejalía de cultura donde podrás consultar el programa de este año.