Dormir en Altea

Dormir en Altea

Dormir en Altea

¿Qué te vamos a decir de las reservas de hoteles y apartamentos turísticos que no sepas ya?

Afortunadamente existen un montón de webs y de aplicaciones para elegir dónde reservar una habitación con un montón de fotos y reseñas de usuarios.  Pero en todas estas plataformas falta la información complementaria que te ayude a elegir.

En todas partes hay varios aspectos a tener en cuenta para poder tomar una decisión.



¿Dónde dormir en Altea?

Campings y casas rurales

Si te va el camping, en Altea y alrededores hay algunos. Hay uno estupendo en primera línea cerca del puerto, Camping San Antonio, pero es sólo para camping-cars y no abre en verano. En invierno está lleno de campers espectaculares de jubilados tumbados al sol (no hay ni una sombra a propósito). El lugar y las instalaciones son muy buenas, por eso está siempre lleno. Si te interesa hay que reservar con mucho tiempo de antelación.

En la playa de Cap Blach, llegando al Albir hay otro camping que abre todo el año. También está muy bien.

La opción de las casas rurales está bien si sois varios porque, al repartir los gastos y poder cocinar en casa, es tan barato como el camping y sigues teniendo espacio al aire libre. En ese caso hay unas zonas más agradables que otras por la temperatura y su proximidad al centro o la playa. La zona de San Roque, en la huerta es una de las mejores. No hace un calor excesivo en verano, está apartada del centro pero se puede llegar andando en diez minutos.

Si no necesitas campo, están los apartamentos turísticos y habitaciones en casas particulares. En este caso necesitas una información extra: en el caso antiguo hace más calor que en el resto del pueblo, tiene el encanto de las calles estrechas, las tiendas y galerías, y las casas encaladas, pero también concentra casi todos los restaurantes y los turistas, así es que hay ruido hasta tarde por la noche. Tampoco se puede aparcar porque es el centro histórico y estás lejos del mar. Pero si vienes con idea de salir por la noche, levantarte tarde, si buscas vistas y ambiente más bohemio, éste es tu sitio.



Hoteles en Altea

Hoteles en la playa

En Altea encontrarás hoteles y hostales de bastante buena calidad. No te vamos a decir nada que no puedas leer en los cientos de portales dedicados a la reserva de plazas hoteleras. Pero a la hora de elegir hotel tienes que saber algunas cosas.

Cerca del centro y en primera línea hay varios hotelitos simpáticos y limpios, por ejemplo el Hotel San Miguel y el Hotel Altaya. Lógicamente en verano no son baratos, pero son asequibles. La principal ventaja es que están cerca de todo, de la playa, del centro, del mercado, restaurantes, cafeterías, tiendas, supermercados,... Todo a tiro de piedra. Hay autobuses que te llevan a Benidorm, Alfaz, y en verano un tren turístico que te lleva arriba al casco antiguo. Si vienes sin coche es la zona perfecta. Y como la playa es de piedra, no se masifica, por tanto hay mucho menos ruido que en otras zonas turísticas.




La playa de la Olla y Villa Gadea

Hay hoteles estupendos en Villa Gadea y Altea Hills, pero necesitas el coche para todo. Tenlo en cuenta porque, por ejemplo en Villa Gadea, no hay ni un supermercado cerca. Por eso tienes que reservar con desayuno. Tiene unas piscinas estupendas y está muy cerca de la playa de la Olla y la illeta, a la que puedes acceder desde el jardín del hotel por una puerta que se abre con la llave de la habitación. En esa playa hay varios chiringuitos de arroces y pescadito. No querrás moverte de allí, pero ten en cuenta que necesitarás coche para ir al pueblo.

El hotel Cap Negret está en primera línea, no tan alejado del centro, y está recién reformado.

Altea Hills

Altea Hills está lejos de todo, pero tiene muy buenas vistas. Es ideal si lo que buscas es paz, leer, y te basta con los servicios del hotel. Para todo lo demás necesitas coche.

En la zona de Altea Hills se alquilan casas, casi todas de lujo, con sauna, jacuzzi, tenis, y hasta cine privado, pero también hay duplex y casas más razonables. Altea Hills vende lujo, aunque hay de todo. Se masificó en los tiempos de la burbuja inmobiliaria y perdió la exclusividad.

Hoteles con encanto

Entre el centro del pueblo donde se desarrolla toda al actividad, mercado, correos, bancos,... y el centro histórico de las calles empedradas y las casitas bajas encaladas, hay un par de hoteles con encanto, Ábaco y La Serena, cerca del barrio de Bellaguarda, lleno de historia y uno de nuestros favoritos. Es una zona muy céntrica y a la vez aislada y tranquila. Está a un paso de la avenida principal, de correos y del ayuntamiento, sin embargo no pasa nadie, no hay tráfico y no se oye nada del jaleo del pueblo.

Ahora que se ha restaurado la playa en pleno centro, se puede decir que Bellaguarda está cerca de todo, lo único que tiene complicado es el aparcamiento porque es una zona de calles estrechas donde no se aparca ni se circula a penas. Tiene el mismo encanto que la zona de arriba más turística, y el encanto de lo auténtico que el casco antiguo empieza a perder.

Desde Bellaguarda llegas a todas partes andando. El coche se puede quedar en el aparcamiento de la playa (a 10 minutos caminando despacio) o en cualquier otro sitio. No lo necesitas para nada.

Lo único que no tienes aquí son vistas al mar, pero a veces hasta se huele. Seguro que hay habitaciones en webs de alquileres vacacionales. Merece la pena.



Apartamentos turísticos

Hay infinidad de portales con reseñas de clientes para alquilar apartamentos o habitaciones para las vacaciones. Pero si algo hay en esta zona son agencias inmobiliarias y agencias de servicios que también gestionan alquileres. No se dan casos de estafas en los alquileres, al menos no es algo que se comente, pero a través de un intermediario profesional es difícil ser víctima de una estafa.

Altea es una zona tranquila de vida fácil y sin demasiados sobresaltos, pero en verano hay mucha gente de paso y no está mal tomar precauciones.

Tenemos pensado en un futuro abrir una sección de intercambio de viviendas y alquileres, y con recomendaciones más específicas sobre otros tipos de alojamiento.