Comer en Altea

Comer en Altea

comer en altea

Por su posición geográfica Altea es una población con una gastronomía muy rica y variada. Abrazada por la sierra de Bernia, próxima a poblaciones de frío y montaña, Altea es una población costera bañada a la vez por el mar y por el río Algar, que favorece la existencia de una huerta fértil. Eso hace que, tanto la gastronomía de Altea, como la de toda la Costa Blanca, reúnan los productos del mar y la huerta con influencias de la montaña alicantina.

Qué puedes comer en Altea

La cocina alteana se basa en los productos típicos de la dieta mediterránea, como pescado, el arroz y los mariscos junto con verduras y hortalizas de la huerta. Entre los platos típicos de Altea encontramos los famosos arroces alicantinos, entre los que destacan algunos preparados tradicionalmente en las barcas de pesca como el caldero (arroz a base de pescado preparado a bordo en caldero de hierro), el arroz a banda o la fideuà. Hay otros arroces de la huerta como el “arròs amb fessols i naps” o el arroz al horno.

Platos típicos

También son muy populares los pescados de la bahía preparados generalmente a la plancha o a la sal, el “cruet de peix”, la "pebrereta" , pebrereta amb sangatxo y las cocas, como la "coca a la llumá", que se come tradicionalmente los jueves.

Hay una variedad de cocas muy interesantes, de cebolla, atún, guisantes, piñones o "coca farcida", que podrás encontrar en la mayoría de los restaurantes de la zona. Es frecuente encontrar sitios donde todavía sirven las huevas del erizo de mar y aperitivos de salazones de pescados como el atún, la melva o el bonito de los que se comen las huevas y las mojamas.




Los restaurantes de comida tradicional suelen servir los domingos y por encargo platos típicos del interior más frío, como el puchero con pelotas o el cordero al horno con puré de patatas y almendras.

El buen vino es cada día más protagonista en las mesas de los restaurantes locales porque en la zona existen bodegas importantes y conocidas por la calidad de sus productos. En la provincia de Alicante hay buenos vinos y aceites de oliva con denominación de origen.

En cuanto a postres, junto con la herencia árabe de los postres de a base de miel y almendra, turrones y helados artesanos, es típico el níspero natural, en compota o en conserva. Existe incluso una cerveza a base de níspero fabricada en una de las bodegas locales.




Hay muchos restaurantes recomendados en Altea y en los alrededores, por lo que te aconsejo que investigues en webs de opinión sobre restaurantes para planificar tus salidas y elegir bien dónde comer en Altea en esta interesante experiencia de turismo gastronómico. Porque en Altea, además de la típica cocina basada en la dieta mediterránea, puedes encontrar cocina de otras regiones de España y de otros países y culturas. Desde la cocina popular de menú del día hasta la cocina macrobiótica más sofisticada.

Qué comer en Altea: recetas

Aquí tienes las recetas de algunos platos típicos de nuestra gastronomía que podrás encontrar en restaurantes de la zona, tanto en la costa como en los restaurantes de los pueblos de la montaña:

pulpos
Hoy un plato marinero: Guiso de Pulpo
Hoy vamos a preparar guiso de pulpo, uno de los manjares de la cocina mediterránea pero que antiguamente, aquí en
Arroz meloso con manitas
Arroz meloso con manitas de cerdo
Receta de arroz meloso con manitas de cerdo En Altea hay un refrán que dice “arròs que fa el ventre
¿Algo muy típico? Unes faves sacsaes
Hoy vamos con un plato muy típico de la cocina de Altea, Calpe, Alfaz y el resto de la comarca,
Aprender a preparar salmuera
Si hay algo típico de la zona mediterránea eso son las aceitunas, y como no podía ser de otra manera
La pebrereta
En cada estació, segons el que camp dona, es preparen uns plats u altres. La “pebrereta” és un plat tradicional
Coca a la llumà. Más alteano imposible!!!!!
Os propongo un plato tradicional de Altea como es la coca a la llumà. Es muy típico reunirse con la

Cocina internacional

Al ser ésta una zona abierta al turismo y con muchos residentes extranjeros asentados en la zona desde hace mucho tiempo, es fácil encontrar restaurantes de centroeuropeos o de los países nórdicos, a los que sumar los orientales e italianos, que se encuentran en todas las ciudades, y últimamente también restaurantes de distintos países latinoamericanos, que han venido a enriquecer nuestra gastronomía y a abrir el abanico de sabores y experiencias.

Estos tipos de restaurantes se encuentran en su mayoría en la zona de primera línea de playa próxima al centro, y en la zona que une Altea con Alfaz del Pi, desde el puerto hasta el final de la playa.

En Alfaz hay muchos suecos y noruegos afincados en la zona, así es que tienen sus propios restaurantes y panaderías. Está bien hacer un poco de turismo gastronómico sin necesidad de avión.

Dónde comer en Altea

Altea se divide en varias zonas con diferentes ambientes que marcan también el estilo de los restaurantes.

COMER EN LA PLAYA

Durante el verano se abre la oferta gastronómica porque también contamos con los chiringuitos de temporada, que entre junio y septiembre nos ofrecen la posibilidad de comer casi en la orilla del mar el típico pescadito de la bahía, chopitos, calamares, y otra serie de tapas más estándar como albóndigas, ensaladilla, emitido. Depende del sitio, unos más populares que otros, podrás disfrutar del mediterráneo en toda su esencia.

En la zona de la playa, desde el centro hasta el Albir, hay muchos restaurantes típicos de arroces, calderos, pescado y tapas, que comparten espacio con otros de cocina más internacional y cafeterías, orientales e italianos. Fíjate en el idioma de la carta y el aspecto de los camareros para distinguir los lugares más tradicionales. En cualquier caso hay cientos de aplicaciones donde consultar la calidad del establecimiento y el tipo de carta que ofrecen.

COMER EN EL CASCO ANTIGUO

Esta es la zona más turística, sin embargo no creas que los restaurantes son peores o mucho más caros. Excepto raras excepciones, la calidad y el precio de estos sitios es casi el mismo que abajo, en la playa.

Las copas sí que son más caras aquí arriba, mira la carta bien antes de pedir.



En esta zona hay mucho restaurante italiano, alguno especialmente bueno, y un par de restaurantes de cocina tradicional y típicamente alteana. Recuerda que es la zona más visitada a la hora de la cena, no olvides reservar y evita las horas punta, y si tienes suerte de tener una mesa con vistas a la bahía, la experiencia merecerá la pena.

comer en la olla altea

COMER EN LA OLLA

Vamos a separa esta zona en dos: la playa y la carretera.

  • En la carretera hay varios restaurantes buenos, o incluso muy buenos. La zona no es bonita, no hay vistas y pasan los coches de la carretera nacional por la puerta, sin embargo siempre están llenos, señal de que ofrecen un buen producto.
  • En la playa hay chiringuitos muy agradables, en unos se come mejor que en otros pero ninguno es malo. Merece la pena disfrutar de la vista y el ambiente tranquilo de la playa de la Olla desde la que no se escucha el tráfico que pasa por detrás y nada te separa del agua.

En las proximidades de Villa Gadea, hay dos chiringuitos con categoría de restaurante, menos baratos, mucho más buenos, y también uno de los más antiguos, justo debajo de Villa Gadea, de ambiente más informal que los dos anteriores y donde comes con los pies prácticamente en el agua. Los tres llevan mucho tiempo abiertos y regentados por las mismas familias, los arroces son muy buenos y todos los productos de buena calidad. Pescados de la bahía a la plancha o al horno, arroces, algún marisco, ensaladas con producto de la huerta y verduras fresquísimas. Usa alguna aplicación para elegir cual de los tres ambientes te apetece más.

No son lugares grandes, así es que ten la precaución de reservar o de ir muy pronto.