Comer en Altea

comer en Altea

Por su posición geográfica Altea es una población con una gastronomía muy rica y variada. Abrazada por la sierra de Bernia, próxima a poblaciones de frío y montaña, Altea es una población costera bañada a la vez por el mar y por el río Algar, que favorece la existencia de una huerta fértil. Eso hace que, tanto la gastronomía de Altea, como la de toda la Costa Blanca, reúnan los productos del mar y la huerta con influencias de la montaña alicantina.

Qué puedes comer en Altea

La cocina alteana se basa en los productos típicos de la dieta mediterránea, como pescado, el arroz y los mariscos junto con verduras y hortalizas de la huerta. Entre los platos típicos de Altea encontramos los famosos arroces alicantinos, entre los que destacan algunos preparados tradicionalmente en las barcas de pesca como el caldero (arroz a base de pescado preparado a bordo en caldero de hierro), el arroz a banda o la fideuà. Hay otros arroces de la huerta como el “arròs amb fessols i naps” o el arroz al horno.

Comer un buen arroz en Altea

Los arroces alicantinos son muy buenos. Se distinguen de la paella valenciana en la forma de cocinar el arroz, en Alicante se sofríe antes de añadir el caldo y en Valencia se cuece en el caldo directamente. El arroz que comerás en Altea está más suelto que el de la paella valenciana. Si quieres saber cuál es el mejor arroz tienes que saber que hay tantos arroces como cocineros, madres y amas de casa. Todos son buenos. Según el gusto de esta zona, cuanto más fina sea la capa de arroz que cubre la paella mejor, pero no debes perderte la caldereta de arroz (meloso y con pescado) o el arroz al horno con carne y embutido. Estos son arroces ideales para el invierno.

¿Dónde comer el mejor arroz en Altea?

En Altea hay muy buenos restaurantes donde comer un buen arroz, a continuación recomendamos los más tradicionales, pero es difícil que tengas una mala experiencia. Eso sí, en verano y a la hora punta con el restaurante lleno de gente, el riesgo es mayor.

  • En la Olla los clásicos son El Cranc y L’Olleta. En el chiringuito “El Arrecife” puedes comer un arroz excelente pero suele ser por encargo.
  • El el paseo del casco urbano, Juan Abril y el Hostal San Miguel
  • En la playa de la Roda, el Racó de Toni tiene una cocina excelente.
  • En el puerto el restaurante del hostal Ocean Lounge y el restaurante del Club Naútico
  • En la playa de Cap Blanc es conocido “El Chiringuito”, un sitio popular para ir con niños, con gravilla en el suelo y manteles de papel, pero un arroz bueno cocinado a la leña. Eso sí, evita las horas puntas porque la cocina es buena pero cocinar 30 paellas a la vez tiene sus riesgos.
  • El el casco antiguo tiene fama “L’Airet d’Altea”

Hay otros restaurantes que cocinan buenos arroces, casi todos, así es que no temas arriesgarte. Procura que sea un restaurante regentado por gente local para asegurar una experiencia auténtica. El último consejo es que pruebes una paella sencilla, la de la casa. El arroz, como la pizza, es más sabroso cuando es sencillo.

donde tapear en Altea

Dónde tapear en Altea

Para ir de tapas, la mejor zona es la de la playa y paseo marítimo hasta el puerto. Desde el centro del pueblo hay varias calles que llevan a la playa nueva, en pleno casco urbano, y desde allí se puede caminar hasta el puerto recorriendo el paseo, el raval marinero y la playa de la Roda hasta el Club Náutico dentro del puerto pesquero.

Si vas a comer tapas, recomendamos algunos sitios de cocina tradicional como la Casa del mar, el 8 de Tapes, el Hostal San Miguel, el Frontón, Ca Jaume, o el Racó de Toni. El restaurante del Club Náutico también tiene buenas tapas. Todos estos bares y restaurantes los encontrarás en ese orden caminando desde el pueblo al puerto. Ante la duda, pregunta a la gente del pueblo.

En la parte de La Olla de Altea, hay un montón de chiringuitos con buenas tapas, desde el Portet hasta el Arrecife, que queda al final del paseo en dirección a la isla de l’Olla, y que termina debajo de Villa Gadea. Cualquiera de estos bares y restaurantes son buenos, además están pegados al mar y lejos de la carretera, por si vas con niños.

La tapas en Altea son las típicas de los chiringuitos de costa, pescadito frito, calamares, chopitos, mejillones, pulpo, etcétera. Además de los clásicos como croquetas, albóndigas, ensaladillas,… Prueba el pescadito de la bahía y las clóchinas (en temporada) que son mejillones más pequeños y muy sabrosos.

clochinas

Platos típicos alteanos

También son muy populares los pescados de la bahía preparados generalmente a la plancha o a la sal, el “cruet de peix”, la “pebrereta” , pebrereta amb sangatxo y las cocas, como la “coca a la llumá“, que se come tradicionalmente los jueves.

Hay una variedad de cocas muy interesantes, de cebolla, atún, guisantes, piñones o “coca farcida”, que podrás encontrar en la mayoría de los restaurantes de la zona. Es frecuente encontrar sitios donde todavía sirven las huevas del erizo de mar y aperitivos de salazones de pescados como el atún, la melva o el bonito de los que se comen las huevas y las mojamas.

Los restaurantes de comida tradicional suelen servir los domingos y por encargo platos típicos del interior más frío, como el puchero con pelotas o el cordero al horno con puré de patatas y almendras.

El buen vino es cada día más protagonista en las mesas de los restaurantes locales porque en la zona existen bodegas importantes y conocidas por la calidad de sus productos. En la provincia de Alicante hay buenos vinos y aceites de oliva con denominación de origen.

En cuanto a postres, junto con la herencia árabe de los postres de a base de miel y almendra, turrones y helados artesanos, es típico el níspero natural, en compota o en conserva. Existe incluso una cerveza a base de níspero fabricada en una de las bodegas locales.

Hay muchos restaurantes recomendados en Altea y en los alrededores, por lo que te aconsejo que investigues en webs de opinión sobre restaurantes para planificar tus salidas y elegir bien dónde comer en Altea en esta interesante experiencia de turismo gastronómico. Porque en Altea, además de la típica cocina basada en la dieta mediterránea, puedes encontrar cocina de otras regiones de España y de otros países y culturas. Desde la cocina popular de menú del día hasta la cocina macrobiótica más sofisticada.

Hay restaurantes como El Cranc en la Olla y el restaurante chiringuto L’Olleta, que llevan muchos años cocinando platos de los de siempre, arroces típicos y pescados de calidad.

Qué comer tipico en Altea
Restaurante Chiringuito L’Olleta

Cocina internacional

Al ser ésta una zona abierta al turismo y con muchos residentes extranjeros asentados en la zona desde hace mucho tiempo, es fácil encontrar restaurantes de centroeuropeos o de los países nórdicos, a los que sumar los orientales e italianos, que se encuentran en todas las ciudades, y últimamente también restaurantes de distintos países latinoamericanos, que han venido a enriquecer nuestra gastronomía y a abrir el abanico de sabores y experiencias.

Estos tipos de restaurantes se encuentran en su mayoría en la zona de primera línea de playa próxima al centro, y en la zona que une Altea con Alfaz del Pi, desde el puerto hasta el final de la playa.

En Alfaz hay muchos suecos y noruegos afincados en la zona, así es que tienen sus propios restaurantes y panaderías. Está bien hacer un poco de turismo gastronómico sin necesidad de avión.

Sitios para comer en Altea

Altea se divide en varias zonas con diferentes ambientes que marcan también el estilo de los restaurantes. Hay zonas que concentran más cantidad de turistas y de flujo de gente en general, con restaurantes de todo tipo. Y otras zonas menos frecuentadas por los turistas que tiene bares y restaurantes más tradicionales, quizá menos bonitos, pero con una cocina excelente.

La mayoría de restaurantes y lugares donde salir a tomar una copa se concentran en la parte alta del pueblo, el casco antiguo, con sus típicas callejuelas empedradas y casas encaladas, y también en la zona de la playa y el paseo marítimo. No por ser turísticos son menos recomendables. Altea no es como otros sitios de playa con puestos de comida rápida y restaurantes de baja calidad para ofrecer cocina barata a los turistas.

Por lo general en Altea se come bien, y en algunos sitios se come muy, muy bien. Afortunadamente no se encuentran demasiados sitios de paellas congeladas prefabricadas y restaurantes para “enganchar” a los turistas con mala fe. Si tienes la mala suerte de tropezarte con un mal restaurante y sientes que te han estafado, escríbenos y lo pondremos aquí para evitar disgustos.

Aquí dejamos un vídeo de un restaurante que lleva más de 30 años ofreciendo calidad a sus clientes.

COMER EN LA PLAYA

Durante el verano se abre la oferta gastronómica porque también contamos con los chiringuitos de temporada, que entre junio y septiembre nos ofrecen la posibilidad de comer casi en la orilla del mar el típico pescadito de la bahía, chopitos, calamares, y otra serie de tapas más estándar como albóndigas, ensaladilla, emitido. Depende del sitio, unos más populares que otros, podrás disfrutar del mediterráneo en toda su esencia.

Pescados, arroces y calderos

En la zona de la playa, desde el centro hasta el Albir, hay muchos restaurantes típicos de arroces, calderos, pescado y tapas, que comparten espacio con otros de cocina más internacional y cafeterías, orientales e italianos. Fíjate en el idioma de la carta y el aspecto de los camareros para distinguir los lugares más tradicionales. En cualquier caso hay cientos de aplicaciones donde consultar la calidad del establecimiento y el tipo de carta que ofrecen.

COMER EN EL CASCO ANTIGUO

Esta es la zona más turística, sin embargo no creas que los restaurantes son peores o mucho más caros. Excepto raras excepciones, la calidad y el precio de estos sitios es casi el mismo que abajo, en la playa.

Las copas sí que son más caras aquí arriba, mira la carta bien antes de pedir.

En esta zona hay mucho restaurante italiano, alguno especialmente bueno, y un par de restaurantes de cocina tradicional y típicamente alteana. Recuerda que es la zona más visitada a la hora de la cena, no olvides reservar y evita las horas punta, y si tienes suerte de tener una mesa con vistas a la bahía, la experiencia merecerá la pena.

comer en la olla altea

 

Restaurantes en la playa de la olla Altea

Esta es una de las zonas más bonitas de Altea, tanto en verano como en invierno, y es ideal para dar un paseo, hacer fotos, dibujar o sentarse a leer al sol en invierno. En verano podemos disfrutar de sus aguas, casi siempre cristalinas, y de las actividades náuticas que podemos practicar: padle surf, kayac, snorkel. Pero lo mejor de la Olla son sus pequeños chiringuitos y los restaurantes, algunos en la carretera general. No hay ninguno malo, así es que no hay peligro de equivocarse.

Buenos restaurantes para COMER EN LA OLLA

Vamos a separa esta zona en dos: la playa y la carretera.

  • En la carretera hay varios restaurantes buenos, o incluso muy buenos. La zona no es bonita, no hay vistas y pasan los coches de la carretera nacional por la puerta, sin embargo siempre están llenos, señal de que ofrecen un buen producto.
  • En la playa hay chiringuitos muy agradables, en unos se come mejor que en otros pero ninguno es malo. Merece la pena disfrutar de la vista y el ambiente tranquilo de la playa de la Olla desde la que no se escucha el tráfico que pasa por detrás y nada te separa del agua.

En las proximidades de Villa Gadea, hay dos chiringuitos con categoría de restaurante, menos baratos, mucho más buenos, y también uno de los más antiguos, justo debajo de Villa Gadea, de ambiente más informal que los dos anteriores y donde comes con los pies prácticamente en el agua. Los tres llevan mucho tiempo abiertos y regentados por las mismas familias, los arroces son muy buenos y todos los productos de buena calidad. Pescados de la bahía a la plancha o al horno, arroces, algún marisco, ensaladas con producto de la huerta y verduras fresquísimas. Usa alguna aplicación para elegir cual de los tres ambientes te apetece más.

No son lugares grandes, así es que ten la precaución de reservar o de ir muy pronto.

Restaurantes en ALTEA LA VELLA

No nos olvidemos de Altea la Vieja (la Vella), que algunos visitantes confunden con el casco antiguo. Altea la Vella es una pedanía de Altea situada entre el mar y la montaña, a muy pocos kilómetros de Altea, saliendo en dirección a Calpe tomando el desvío antes de llegar al peaje de la autopista. En Altea la Vella encontrarás los típicos bares de pueblo con unas tapas excelentes, pero también hay restaurantes de alta calidad.

En cualquier lugar comerás muy bien. Pregunta a la gente, siempre amable, sobre el tipo de cocina que te apetece, y te recomendarán el mejor lugar. Están todos cerca unos de otros.

Si dudas en qué tipo de restaurante elegir en Altea la Vella, puedes mirar cuáles son los que han participado en las rutas gastronómicas que organiza el ayuntamiento, por ejemplo Música i Cuina. En todos los sitios que participan se come bien, ten en cuenta que la gente vota en este tipo de eventos, y eso es un corte de calidad.

Chiringuitos en Altea

La mejor forma de disfrutar del buen tiempo y de la luz de Altea es en un chiringuito al lado del mar. Hace algunos años los chiringuitos se desmontaban después de al temporada estival, pero ahora la mayoría permanecen abiertos todo el año (o casi todo).

Toda la costa en Altea está salpicada de chiringuitos con ofertas de ocio y gastronómicas muy distintas: desde el chiringuito sencillo donde tomar una cerveza y algo de picar, hasta los más grandes como el emblemático “El Chiringuito” de la playa de Cap Blanch, y otros más sofisticados con mantel de hilo y cocina selecta como el chiringuito “El Cranc” o “L´Olleta”, ambos en la Olla de Altea.

Algunos chiringuitos ofrecen también alquiler de tablas de padle surf y kayacs, a veces con monitor y excursión guiada.

Chiringuito en El Portet

Los mejores chiringuitos de Altea

En Altea no hay chiringuitos malos, depende de lo que estés buscando unos te parecerán mejores que otros.

Chiringuitos para comer bien: L’Olleta y El Cranc, son de los más conocidos, los llaman chiringuitos pero son restaurantes con mantel de tela en la mesa, buena bodega y cocina selecta.
Chiringuitos de comida popular:
En la Olla de Altea se encuentran algunos de los chiringuitos más conocidos que ofrecen platos típicos de verano como pescadito de la bahía frito, boquerones, mejillones, etcétera, desde hace muchos años. Los más conocidos son El Arrecife, en la playa que hay debajo del Hotel Villa Gadea, el de Pepe El Sigarro, siguiendo esa misma playa en dirección al Altea (al sur), y el que hay dentro del puerto de la cala del Sohio, llamado “El Portet“.
El más conocido de todos los chiringuitos de Altea por la relación calidad precio es “El Chiringuito“. Está en la playa de Cap Blanch, en dirección al Albir. Tiene buenos arroces, carne a la brasa y varios platos de picar, todos excelentes, baratos, la materia prima es buena, el servicio rápido. Es el ejemplo de la eficacia en la restauración que incluso llamó la atención del famoso cocinero Karlos Arguiñano, como puedes ver en este vídeo.
También recomendamos el chiringuito situado dentro del puerto de Porto Senso, al pie del faro verde, que está a medio camino entre lo popular y la mesa con mantel de tela. Está puesto con gusto y la carta es correcta, pero lo mejor es el entorno. Este cierra por las noches en invierno.
Para tomar un cocktail o un aperitivo al lado del mar:
En la playa nueva en pleno casco urbano, en la playas a ambos lados del puerto de Campomanes y en la playa junto al puerto pesquero, hay unos chiringuitos muy simpáticos donde tomar un mojito o una cerveza, incluso picar alguna cosa sencilla. Son chiringuitos de madera, blancos y azules, confortables y abiertos casi todo el año.

Con los problemas derivados del famoso virus, los horarios y los periodos de apertura han cambiado. Al estar al aire libre, los chiringuitos son una forma segura para disfrutar de una terraza.

Qué comer en Altea

Recetas y platos típicos de la costa y la montaña alicantina

En Altea y en toda la provincia de Alicante, el arroz es bueno, ya sea en paella, caldereta, meloso o al horno. El pescado de la bahía es sabroso y en caso todas partes se puede comer una fritura de este pescadito: pescadilla, boquerón, salmonete, palayas, y lo que haya según la temporada. El bonito y todos los guisos a base de atún y bonito son excelentes. Y además en Altea hay buena huerta con excelentes verduras.

Desde hace algunos años el ayuntamiento organiza unas jornadas que llaman “La cuina de les barques” (la cocina de las barcas) para poner de relieve la importancia de la pesca sostenible y de proximidad, que protege el entorno marino, fomenta la economía local y destaca el papel de la pesca tradicional. Suele ser en otoño y consiste en un concurso para restaurantes que ofrecen un menú completo por un precio entre 20 y 35€ basado en la pesca y cocina popular. Es una forma de comer bien y barato en Altea, asegurando calidad.

Estas son algunas de las rutas gastronómicas en Altea que organiza el ayuntamiento y que merece la pena conocer:

Rutas Gastronómicas Altea

Y los siguientes artículos te pueden interesar:

No tienes conexión a Internet