Río Algar

Publicada en Publicada en Rutas y paseos

Ruta por el río Algar y por su desembocadura

El río Algar nace en la sierra del Ferrer y desciende a lo largo de 12,2 kilómetros de longitud por la vertiente occidental de la sierra Bernia. Su aportación más importante proviene de las Fuentes de l'Algar en Callosa d'en Sarrià. La extensa red de acequias, azudes o molineros harineros que todavía se conservan son muestra de la importancia histórica de este recurso para la región.

Saliendo desde Altea, a la altura del pabellón de deportes, se puede llegar hasta Callosa siguiendo el cauce del río. Es un paseo largo pero asequible, sin cuestas ni desniveles. Se puede hacer tanto andando como en bicicleta y, aunque en algunos tramos el camino se estrecha bastante, también puedes hacerlo en coche.

Varias opciones de ruta:

Hacer andando la ida y vuelta puede ser un poco agotador, unos 20 kilómetros, pero una buena idea si vas en grupo y disponéis de dos vehículos, es dejar un coche cerca del puente de Callosa para regresar.

En el mapa de Wikiloc hemos dejado más imágenes.



Mapa de la ruta por el Río Algar:




Con niños... (o no):

Si vas con pequeños y/o si te gustan las aves, justo en la desembocadura del río, en la playa, se concentra un espectacular grupo de aves que, según la época del año y las migraciones, puede ser realmente muy interesante.

Se trata de un espacio de gran interés ecológico en pleno casco urbano, incluido en el Catálogo de Zonas Húmedas, de la Comunidad Valenciana. Encontrarás paneles informativos que podrás leer con tus hijos para que aprendan los diferentes tipos de animales (no sólo aves) que van a encontrar.

La ruta se puede hacer en U, pasando de una orilla a otra por un pequeño puente a la altura de las pistas deportivas (ruta corta), o también puedes seguir río arriba y pasar a la otra orilla un poco más lejos.

Es sorprendentemente verde para lo poco que llueve en Altea. Para que te hagas una idea, aquí tienes un vídeo de la web Más allá de la Ciudad.

Y un último pequeño apunte...

Cuando llueve mucho, mucho, que a veces pasa, en Guadalest abren las compuertas del pantano para evitar roturas y desastres. Eso hace que salgan un montón de depósitos al mar, los peces viene a comer lo que el río arrastra, por eso siempre verás un grupo de pescadores justo en la desembocadura del río. Y cuando esto pasa, también se acercan los delfines a comer en esos bancos de peces que se acumulan en la desembocadura. 

Pasa muy de vez en cuando, pero pasa. Los delfines suelen llegar cuando empieza a caer la tarde. A ver si tienes suerte y coincides con ellos.