Un Cap Blanc diferente

Publicada en Publicada en Alteablog

Un alto en el camino para contaros cositas…

Me he decidido a dar una vuelta por Cap Blanc para abrir el apetito antes del FEXTIVAL.

Cap Blanc tiene algo que lo hace diferente, no solo por poseer una de las mejores playas de la zona, sí ya se que es verdad que hay un parte llena de rocas en la que una casi no se puede ni bañar, pero eso amig@s es lo mejor, porque es donde más tranquila se está sobre una roca tomando el sol y después tampoco es tan difícil nadar allí…

Pero Cap Blanc no es solo turismo y playa, hay una zona a la que se llega desde la playa por la senda que sube hasta el corazón de esta partida donde se encuentra la ERMITA DE SANT ANTONI que nos muestra una parte diferente.

Y si además el paseo lo acompañas de cámara y prismáticos mejor que mejor porque así podrás ver todo lo que desde aquí se divisa: mar,montaña, silueta de Altea y el campo plagado de naranjos, almendros y olivos. Un lugar dónde aún se conservan casas de la zona con aires de otros tiempos.

Una parte escondida de Cap Blanc que bien conocen los vecinos de la zona y los mayorales de Sant Antoni que cada año se adueñan del barrio con sus fiestas.

La verdad es que es un todo un lujo contar con sitios como este en el que salimos del mar para pasear hasta un naranjo y comernos una fruta para reposar.

Un Cap Blanc que merece la pena visitar, claro que sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.