Miedo a los grandes espacios

Publicada en Publicada en Mariana Fiksler

Encerrada en tu casa, no logras ver que el miedo está en ti y te acompaña. Ya no es tiempo de no mirarte. No ver aumentará tu miedo hasta dejarte en un espacio ínfimo en el que igual temerás. Esta es una invitación a cuidarte no del afuera sino de tu desconfianza en ti.

Una primera cita, un examen, saber que tu jefe está enfadado, son algunas de las situaciones que pueden provocar ansiedad; pero esta es una buena ansiedad pues impulsa, estimula prepara para la acción; para enfrentar las situaciones aunque tus latidos se aceleran y las manos suden.

Cuando hablamos de trastornos de ansiedad; decimos lo contrario, no hablamos de un motor que se pone en marcha para poder actuar sino de su detención porque los pequeños hechos cotidianos te atormentan; están ligados a pensamientos catastróficos con los que tiendes a anticipar desastres que pueden estar referidos a la salud, tema que te preocupa mucho, al dinero, el trabajo o la familia, entre muchos otros posibles. Todo lo que vendrá será trágico.

Sabes que tu ansiedad es más intensa que la situación en si misma pero este saber no alcanza para atenuar tu inquietud y acabas agobiada por todo; todo te resulta difícil y costoso aún la mínima organización de tu día.

Como cada preocupación está acompañada por síntomas físicos es tu cuerpo quien termina hablando por ti. Cuando el cuerpo tiene que decir lo que las palabras no dicen; duele: así puedes sentir tensión muscular, jaquecas, trastornos digestivos, incluso problemas sexuales ya que la ansiedad atenta contra el placer y el bienestar.

Existen diferentes trastornos de ansiedad:

  • Ataque de pánico, que se produce cuando la ansiedad es tan paralizante que puedes llegar a sentir dificultades para respirar y aún miedo a perder el control sobre ti misma.
  • Fobias: miedos paralizantes.
  • Claustrofobia: Miedo a quedar encerrado en pequeños espacios.
  • Agorafobia: Miedo a los espacios abiertos, sin límites de contención para ti.

Cuando hablamos de espacios abiertos no hablamos tanto del espacio en sí mismo si no de la sensación de contención o protección que crees que este espacio puede brindarte.

Lo que realmente sientes es miedo a quedarte sola, desamparada, sin escape o sin posibilidad de recibir ayuda y es por estos motivos por los que muy probablemente evites dejar tu casa: o aún quedarte sola en ella.

Algunas veces no hay una situación desencadenante, otras si. Una situación atemorizante vivida en un tren puede llevarte a abandonar ese medio de transporte y, si no lo tratas, ese miedo puede generalizarse quitándote ,cada día, más comodidades y espacios.

Lo cierto es que el resultado de estos miedos es uno: el empobrecimiento de tu vida, que lejos de alejar los miedos y las inseguridades lo que consigues es alejar la alegría, las experiencias, la gente: tu gente.

Quedarte en casa puede darte seguridad (efímera seguridad). La única certeza que perdurará es la de el empequeñecimiento de tu vida que podrías revertir engrandeciéndote, recuperando la imagen de tu persona, recuperando la confianza en ti y en tus posibilidades.

La agorafobia es la enfermedad de quien no puede salir del encierro; pero no pienses en encierro en un espacio; el único encierro del que se está hablando es dentro tuyo; es en tu inseguridad, en tu falta de confianza en ti, en tus posibilidades.

Un modo de iniciar el camino de vuelta, porque lo tiene… es intentar recordar mandatos, esas frases que se graban a fuego en tu vida; que tu memoria esconde y no comparte contigo: tú no, no haces nada bien, eres tonta, deja ya de hacer la tonta,… empieza por limpiar un poco; liberate de esas imposiciones que no te describen pero que tú has aceptado pasivamente.

Busca un espacio donde puedas hacer un camino que te lleve a recuperar tu imagen de ti misma, un experto, grupos de autoyuda. El tiempo que usas en buscar dónde esconderte, donde apagar luces y soles, úsalo en encender, nuevamente tu sonrisa.

Mariana Fiksler

www.facebook.com/psicoemotion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.