AlteablogComer en Altea

Altea con niños

Qué hacer en Altea con niños

He encontrado un blog muy simpático escrito por una viajera, Mª José, que decidió abrir un blog que diera respuesta a algo que ella siempre buscaba en internet "Cosas que hacer con los niños cerca de donde vivo".

Tener niños nos cambia la vida, y los fines de semana se planifican de otra manera. Hay que seguir haciendo cosas, aunque se hagan de otro modo. Pero lo más importante es que los niños crecen rápido y, antes de lo que nos gustaría, preferirán pasar los fines de semana con sus amigos y amigas.

Así es que es importante hacer planes que dejen un buen recuerdo. Con esta idea Mª José escribe un blog que se llama "Con los niños en la mochila".



Una de sus excursiones ha sido a Altea y en su post nos cuenta su experiencia de visitar Altea con niños. En el post nos cuenta el recorrido que ha hecho, recomendable también sin niños, y que ha consistido en visitar:

  • paseo de Sant Pere
  • la desembocadura del río Algar
  • la escollera
  • el parque infantil de Sant Pere
  • el puerto
  • el casco antiguo
  • la Plaza del agua

Visitar Altea con niños, según la experiencia de Mª José en su blog "Con los niños en la mochila"

 

Más cosas que hacer en Altea con niños

Además de la experiencia que relatan en este blog, hay muchas más cosas que hacer con niños, por ejemplo un paseo siguiendo el cauce del río Algar desde su desembocadura y en dirección a Callosa. Según la época del año y lo que haya llovido puede llegar a ser realmente caudaloso y hay tramos que tiene "aire de aventura". En la desembocadura del río hay bastantes tipos distintos de aves.

Los barcos y los puertos siempre son atractivos para los niños, y en Altea tenemos tres. También les divierte mucho intentar pescar cangrejos entre las rocas, que luego se devuelven al mar.

En verano las playas concentran toda la actividad. Hay zonas de juegos infantiles dentro y fuera del agua, y aunque la playa no es de arena, siempre hay cosas que hacer.

En cuanto a las actividades culturales, tanto municipales como las ofrecidas en el Palau, siempre podrás encontrar algún concierto, exposición o espectáculos que, aunque no sean específicamente infantiles, pueden ser del gusto de los niños.

Recomendamos también las rutas guiadas que organiza el ayuntamiento en diferentes épocas del año. Estas rutas para pasear aprendiendo tienen recorridos cortos y son asequibles a cualquier edad. 

En mi infancia, me parecía fascinante la llegada de los barcos de pesca al muelle. Ver la subasta de pescado y cómo descargan el pescado de los barcos, es entretenido. 

 

Comer en Altea con niños

Al margen de lo que coman tus hijos, que deberían comer de todo, en Altea hay muchos restaurantes con oferta infantil, hasta el Sushi Bar de la playa de la escollera tiene menú infantil. Pero lo principal es que si vienes con niños no tengas que estar pendiente de si se ponen en peligro cuando han terminado y se quieren levantar para jugar, o de si molestan al resto de mesas. Para eso hay algunos sitios más indicados que otros.



Restaurantes para comer con niños

Por ejemplo, El Chiringuito en la playa de Cap Blanch, tiene hasta un parque infantil con cuidadoras en sus propias instalaciones. Todos los restaurantes de la playa de la escollera están frente al mar sin que pase la carretera entre la terraza y la playa. En verano otra opción es comer en los chiringuitos instalados la playa, o en los de la playa de la olla porque allí no hay tráfico.

En la playa de la olla hay sitios caso encima del agua, pero la mayoría cierran entre septiembre y mayo.

En la plaza del casco histórico, donde está la iglesia con su cúpula azul, es una zona peatonal y hay bastante espacio para jugar, aunque en verano hay quizá demasiada gente y puedes perderlos de vista.

También puedes pensar en eso restaurantes de espacios cerrados como los del club náutico o el club de tenis.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.