Ahora cocinamos… trucha rellena de hinojo

Publicada en Publicada en Alteablog

Hola a todos!

No creáis que no me acordaba de todos y todas, pero la verdad es que os he tenido un poco abandonados… no tengo perdón…

Como ya se acercan fechas navideñas (bueno, en los centros comerciales parece que desde septiembre sea Navidad) se acercan fechas de comilonas y de nuevos propósitos, un de ellos es el de cada Nochevieja cuando suenan las campanadas de hacer nueva vida, ser mejores personas, dejar de fumar y todas esas cosas que nunca cumplimos. Pero esta vez vamos a proponernos tener mas fuerza de voluntad para poder cumplir nuestros deseos de mejorar y uno de ellos, al menos para mí así será, el de llevar una vida mas sana y una mejor alimentación.

Así que para empezar a ponerme las pilas voy a recopilar una serie de sabrosas y sanas recetas que espero os gusten a todas y todos como estas “truchas rellenas de hinojo” que hoy podríamos preparar.

INGREDIENTES

  • 4 Truchas
  • 400 grs. de picadillo de tomate
  • 150 grs. de hinojo fresco
  • 2 di. de nata ligera
  • 2 chalotas
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1/2 litro de vino blanco o de caldo de pescado
  • Sal y pimienta
  • Eneldo o perejil

Lavamos y troceamos el hinojo. Cocemos en agua hirviendo unos instantes y luego lo refrescamos.

Limpiamos y vaciamos las truchas. Condimentamos el interior y lo cubrimos con un poco del picadillo de tomate y de hinojo blanqueado.

Seguidamente colocaremos las truchas en una fuente de horno cubierta de las chalotas picadas, agregaremos el vino o caldo de pescado y lo meteremos al horno durante quince minutos a 240ºC.

Pasado este tiempo la retiramos y las mantenemos calientes. Pasamos el jugo de la cocción por el chino y lo reducimos un tercio en una cacerola. Retiramos del fuego y agregamos la nata y el resto del picadillo de tomate y en caso de ser necesario volveremos a sazonar.

Para la presentación bañamos el fondo de los platos con un poco de salsa, colocamos las truchas y las decoramos con una ramita de eneldo.

Otra manera muy atractiva de emplatar es sirviendo las truchas abiertas por el dorso (podemos pedir en la pescadería que nos las vendan así) y adornar el borde de los platos con hinojo y perejil picado.

Ahora toca ponerse el delantal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.